fbpx
El suicido

El suicido

El caso de D. Linares

Max, consternado acudió un día ante Shikry Gama y le dijo:

¡Mi amigo D. Linares vino hoy a decirme que había tomado la decisión de quitarse la vida, porque han pasado siete u ocho días que no puede conciliar el sueño. Ya no puede soportar más y dice que ya no tiene sentido seguir viviendo!

Al parecer la causa de esta decisión era una crisis económica que había alejado a su esposa de su lado. Max preguntó: ¿Shikry Gama, puedes ayudarlo?, a lo que le respondió: ¡Tráelo inmediatamente!

En pocos minutos, Max y su amigo Linares entraron a la casa de Tacna en Iquitos. Hizo tomar asiento al amigo y pidió a Max que los dejara solos.

S.G. -Me ha contado Max que has decidido quitarte la vida porque la vida ya no tiene sentido para ti.

L. –Sí, porque estoy cansado de luchar para resolver mis problemas, y como dice en el libro de los Vedas, la muerte no es más que un sueño eterno del alma. Yo quiero gozar de ese sueño de eterno descanso.

S.G. –Es cierto, eso dice en una parte refiriéndose a quienes han tenido una vida de superación espiritual, pero parece que no has leído la otra parte que dice: cuando se ha tenido una vida de errores y sufrimientos, la muerte es una noche de eterno insomnio

El hombre experimentó un terrible sobresalto. Con sus ojos desorbitados se quedó mirando al vacío, le sobrevino un repentino agotamiento y se desmadejó sobre el sillón. Siete horas más tarde despertó, miró a su derredor con ojos que denotaban que su obsesión suicida había desaparecido. Sorprendido preguntó ¿Qué hago aquí?

Shikry Gama serenamente le dijo: –Has venido a descansar de tus problemas, ahora ve a tu hogar y resuelve tus problemas.

Con el rostro entre desconcertado y feliz dijo: ¡Gracias, muchas gracias! Y se despidió prometiendo volver, y volvió muchísimas veces.

El mundo espiritual

Cuando conversé de este tema, Shikry Gama me explicó que estas cosas sucedían por las erradas enseñanzas que se han trasmitido en las religiones, haciendo creer a la gente que después de la muerte, en el Cielo Dios les compensaría por todos los sufrimientos y adversidades que habían sufrido en la vida corporal.

Cito una descripción que hace en 1974 del mundo espiritual que tiene que ver con el suicido:

Hay quienes ilusamente creen que con la muerte se acabarán todos los padecimientos de este mundo. Pero no es así, porque las vivencias como desencarnado proseguirán en el mismo ámbito espiritual de la familia. Sus sentimientos nobles [léase también: sentimientos positivos] constituirán sus paraísos y sus resentimientos emocionales [léase también: estados de depresión etc.] se convertirán en infiernos vivientes en ésta y en la otra vida.

Shikry Gama, Los mundos espirituales, 1988.

Hay tiempos en la vida humana en que la adversidad vivida parece no tener solución y pareciera que eternamente vamos a sufrir ese estado de ánimo que se siente y que estamos estancados en el peor de los infiernos. En nuestra ofuscación, si nuestra mente no encuentra ninguna alternativa ni fuerza de voluntad para sobreponernos a ese estado, nos puede parecer que no nos queda más alternativa que el suicidio, porque creemos que allá vamos a tener un eterno descanso de todos los problemas que nos aquejan en esta vida.

Las cosas materiales no las podemos llevar a la otra vida, pero las actitudes mentales innatas o adquiridas perviven en nosotros porque forman parte de nuestro espíritu.

Shikry Gama nos dice que

La vida espiritual no será más que una continuidad causal de nuestra propia vida terrenal. Aquello a que nos hagamos merecedores en esta vida se obtendrá después de la muerte, consciente o inconscientemente.

Shikry Gama, Los mundos espirituales, 1988.

Desgraciadamente, hace un buen tiempo se ha vuelto muy “popular” suicidarse por la intimidación en los colegios y también por el abandono de la pareja y por una variedad de razones que se suponen justifican tal acto.

El bullying

Recuerdo que Shikry Gama siempre hablaba sobre los problemas en los colegios y que muchas veces los padres de familia venían a consultarle sobre las dificultades de sus hijos en la escuela. Les aconsejaba que tenían que enseñar a sus hijos desde niños a ser adultos responsables y a defenderse, si fuera necesario, con la fuerza, pero no dejarse intimidar. Eso es parte de la supervivencia que todo ser humano tiene que aprender.

Nos contaba que en su casa paterna su abuela tenía un rin de box para resolver los problemas entre los nietos. Si empezaban a quejarse los unos de los otros, ella no tomaba partido por ninguno. Les ponía los guantes de box, y les enseñaba a terminar los conflictos entre ellos con un combate de box. Así, rápidamente cesaron los intentos de los unos por dominar o manipular a los demás. De esta forma resolvió que ya no podían seguir con el plan de competencia insensata y peleas entre ellos, porque la abuela cortaba toda intención de manipulación.

Es necesario que los padres de familia y los educadores orienten mejor a los niños para que incluso cuando sean adultos puedan controlar las emociones que les impulsan a tomar decisiones equivocadas, sin prever las consecuencias; para que sus decisiones sean producto de la reflexión, de la selección y de la elección correcta y recta. (Shikry Gama, 1995)

Shikry Gama -como muchos- opina que el suicidio no positivo de ninguna manera positiva, en primer lugar porque es un acto de cobardía, para evadir la solución de los problemas. La vida nos fue concedida para usarla y aprovecharla, para aprender a resolver y enfrentar todo tipo de circunstancias que nuestro entorno nos presente. Desde este punto de vista lógicamente es imposible que las consecuencias de esta actitud puedan ser favorables.

El cuerpo que nos dieron no es nuestro, solo somos usuarios que tenemos la responsabilidad de protegerlo y de conservar nuestra vida.   ¿Quienes somos nosotros para destruir algo que se nos ha dado? El suicidio es un atentado contra el cuerpo.

Comparemos

Si comparamos a una persona que a pesar de sus dificultades sigue adelante para resolverlos con alguien que abandona el intento, podemos admirar el valor del primero y llegar a la conclusión que abandonar algo a lo que nos comprometimos nunca es positivo. Es como cuando se compara alguien que terminó todos sus estudios o actividades con alguien que claudicó. ¿Podrán tener el mismo resultado? ¿Verdad que no?

Es más, estamos firmemente convencidos que es una posesión negativa que nos hace actuar así. Me acuerdo de alguien que conociendo nuestra doctrina, después de haber perdido a su hija, al pasar por un puente sintió el impulso de tirarse por él. Ella conocía que si nos dejamos arrastrar por actitudes negativas, estamos dejando entrar también la entidad que la promueve. Y rápidamente pidió protección, puso una música alegre para ayudarle a cambiar el estado de ánimo.

Debemos ser diligentes en la defensa de la vida que la naturaleza divina nos concedió para cumplir con el sentido misional de nuestra existencia.

Shikry Gama, El don de la supervivencia.

Y si tomamos la decisión de quitarnos la vida, tenemos que saber que tenemos que asumir las consecuencias y eso implica por supuesto que de ninguna manera vamos a estar en paz.


 

Los comentarios están cerrados
A %d blogueros les gusta esto: