El reproche

El reproche

Cuando creemos que haciéndole reproches o críticas a nuestros seres queridos delante de los demás, ejercemos lo que consideramos nuestro derecho, no nos damos cuenta que cada reproche o crítica aleja a la pareja y a nuestros seres queridos en general.

El daño que causaremos a los hijos que escuchan permanentemente esas recriminaciones será irreparable. Sus conciencias se dividirán y estaremos provocando conflictos internos que quedarían para siempre en su subconsciente.

Shikry Gama dice: “La calumnia y la difamación suelen valerse de la candidez de la sinceridad para corroer y destruir la armonía de quienes viven en paz.”

No nos damos cuenta que nuestros reproches pueden ser calumnias y difamaciones, pues creemos que estamos autorizados a expresar lo que sentimos y pensamos.

Debemos preguntarnos: ¿Quiero destruir la armonía y la paz? ¿Quiero destruir todo lo que hemos construido en pareja?

Debemos propiciar el diálogo para aclarar las discrepancias y lograr acuerdos saludables para ambas partes, evitar volver a caer en esas reacciones instintivas que, al final, solo se manifiestan por la impotencia de no saber cómo solucionar los problemas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: