Ingreso a la Orden Mística

Ingreso a la Orden Mística

Para ingresar al Septrionismo hay que estudiar la doctrina. Esto incluye el entendimiento y la practica de una serie de valores básicos.

Respondiendo a la necesidad de aquellos que se interesan en la doctrina sin desear el compromiso de afiliarse está la condición de pro-seguidor.

No creemos necesario que los menores de edad necesitan incorporarse a la Orden Septriónica porque consideramos que coactamos su libre albedrío.

Otra razón para no incluir a los niños como miembros es que no admitimos que los seres humanos han sido “condenados al pecado original por Dios”. Al amparo de la causalidad y el libre albedrío reconocemos que somos los humanos los que por nuestros actos nos premiamos y nos castigamos a nosotros mismos. Somos los humanos los que nos condenamos al sufrimiento. Somos los humanos los que por nuestras propias acciones nos apartamos de Lo Dios como también somos los hombres los que actuando rectamente podemos salvarnos de esos sufrimientos, adversidades y tribulaciones que que son consecuencias de nuestros errores y de los errores de nuestras sociedades. Lo único de lo que nos debemos salvar es de la ignorancia.

El Septrionismo admite que la sensatez y la prudencia del razonamiento humano se determina a los 21 años, pero por respeto a las tradiciones cívicas, a los derechos humanos y a la constitución de los pueblos, admitimos las leyes que emancipan al ciudadano a los 18 años de edad, capacitándolo para ejercer su derecho de autodeterminación, derecho que incluye el justo y legitimo atributo de asumir la fe o creencia que elija.