Ingreso a la Orden Mística

Ingreso a la Orden Mística

¿Cómo puedo ser seguidor de la mística septriónica?

Creemos que es más positivo tener pocos seguidores pero buenos practicantes de nuestras normas, que millones de seguidores poco o nada practicantes, pues consideramos que para afiliarse a una agrupación, sea mística, religiosa, social, etc., debemos ingresar consciente de estar de acuerdo y tener la voluntad de cumplir fielmente con los objetivos y fines de esa institución.

Si no es el caso debemos tener la dignidad de abstenernos de solicitar nuestra aceptación y seguir en condición de presentados. Por eso concebimos que aquellos que no son capaces de honrar a Dios no deben ofenderlo comprometiéndose a observar las normas de una mística establecida: No deberían ser aceptados (“bautizados”) en nuestra mística.

Dentro de nuestra filosofía, la aceptación se realiza desde la edad simbólica del misticismo septriónico, es decir, tres veces siete que hacen 21 años, edad en la cual toda la personalidad del ser, con conciencia y responsabilidad de sus actos, por su libre albedrío, determine ser o no ser seguidor de nuestra filosofía, al mismo tiempo en que se convierte en un ciudadano del estado al que pertenece.

El Septrionismo admite que la sensatez y la prudencia del razonamiento humano se determina a los 21 años, pero por respeto a las tradiciones cívicas, a los derechos humanos y a la constitución de los pueblos, admitimos las leyes que emancipan al ciudadano a los 18 años de edad, capacitándolo para ejercer su derecho de autodeterminación, derecho que incluye el justo y legitimo atributo de asumir la fe o creencia que elija.

¿Se aceptan niños en la mística septriónica?

Dentro de la Filosofía Septriónica no creemos necesario aceptar (bautizar) a los niños a tan temprana edad porque se coacta el libre albedrío de ese ser y porque se le impone una práctica de vida que no sabemos si la aceptará o no, si la observará o no, y si nos agradecerá o no.

Otra razón para no incluir a los niños como seguidores es que no admitimos que los seres humanos han sido “condenados al pecado original por Dios”. Al amparo de la causalidad y el libre albedrío reconocemos que somos los humanos los que por nuestros actos nos premiamos y nos castigamos a nosotros mismos.

Somos los humanos los que nos condenamos al sufrimiento. Somos los humanos los que por nuestras propias acciones nos apartamos de Lo Dios como también somos los hombres los que actuando rectamente podemos salvarnos de esos sufrimientos, adversidades y tribulaciones que que son consecuencias de nuestros errores y de los errores de nuestras sociedades. Lo único de lo que nos debemos salvar es de la ignorancia.

Preparación previa

Para ingresar al Septrionismo se debe participar de los encuentros lucidores
[1] (charlas, conversatorios, círculos de estudio, retiros) en las distintas filiales y grupos de estudio.

Hay que estudiar la doctrina, esto incluye el entendimiento y la práctica de una serie de valores básicos.

Para aquellos que estén interesados y no se encuentran en una ciudad donde haya algún grupo, lo primero que deben hacer es entrar en contacto con nosotros para conocer cuáles son sus intereses e ir instruyéndose sobre lo que es el Septrionismo.

Para aquellos que se interesan en la doctrina sin desear el compromiso de afiliarse, pueden optar por la condición de pro-seguidor.


[1] Que da Luz, que alumbra/ Fig. Que aclara o sirve para descubrir el conocimiento septriónico